top of page
  • Foto del escritorsentidosocial

“El edadismo: una barrera para un envejecimiento saludable y un problema de salud pública”


El jueves 18 de mayo tuvo lugar en el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, la XI Jornada del Centro Nacional de Epidemiología (CNE-ISCIII) y la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) con el título “El edadismo: una barrera para un envejecimiento saludable y un problema de salud pública” a cargo de la Doctora Vânia de la Fuente-Núñez una de las personas encargadas de la elaboración del Informe Mundial sobre el Edadismo realizado en 2021 por la OMS en colabo­ración con la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.


La jornada tenía como objetivo poner de manifiesto el impacto negativo tan abrumador que el edadismo causa en la salud de las personas de todas las edades, en base a las conclusiones y datos del informe mundial. Su relación con el envejecimiento saludable y como problema de salud pública.


Para comenzar hay que definir qué es el edadismo, el edadismo se refiere a los estereotipos (cómo pensamos), los prejuicios (cómo nos sentimos) y la discriminación (cómo actuamos) hacia las personas en función de su edad.


El edadismo comienza cuando somos niños, recibimos de quienes nos rodean estereotipos y prejuicios de nuestra cultura con respecto a la edad y los interiorizamos muy rápidamente.


La edad es una de las primeras cosas que observamos en otras personas. El edadismo surge cuando la edad se utiliza para categorizar y dividir a las personas por atributos que ocasionan daño, desventaja o injusticia, y menoscaban la solidaridad intergeneracional. El edadismo adopta diferentes formas a lo largo del curso de la vida.


Este informe muestra que el edadismo puede ser implícito o explícito, es decir, inconsciente o consciente, está en todas partes, puede ser institucional, interpersonal o autoinfligido.

El edadismo institucional se refiere a las leyes, reglas, normas sociales, políticas y prácticas de las instituciones que restringen injustamente las oportunidades y perjudican sistemáticamente a las personas en razón de su edad.


Está muy extendido, según el informe, 1 de cada 2 personas en todo el mundo son edadistas contra los mayores. Y en Europa, los jóvenes refieren experimentar este tipo de discriminación con más frecuencia que otros grupos de edad


Es dañino y costoso, tiene efectos de largo alcance en todos los aspectos de la salud de las personas por lo que tiene un alto coste económico para las personas y la sociedad.


El edadismo a menudo se entrecruza e interactúa con otras formas de creación y uso de estereotipos, prejuicios y discriminación, entre ellas el capacitismo, el sexismo y el racismo. El cruce de múltiples formas de discriminación, agrava las desventajas y empeora aún más los efectos del edadismo en la salud y el bienestar de las personas.


Por todo lo anterior, el edadismo perjudica nuestra salud y bienestar, y constituye un obstáculo impor­tante para la formulación de políticas eficaces y la adopción de medidas relativas al envejecimiento saludable.


Para analizar cómo influye el edadismo en el envejecimiento saludable, primero hay que detenerse en la definición de envejecimiento saludable como proceso que fomenta y mantiene la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez.


El edadismo influye en nuestra capacidad funcional e intrínseca y en nuestro entorno, forma parte de las actitudes y valores que conforman la sociedad, con lo que impide que se desarrolle un envejecimiento saludable.


El edadismo en las personas mayores provoca conductas de evitación y condescendencia hacia las personas mayores, una negación por parte de administraciones y entidades de acceso a recursos y unos sentimientos en la persona mayor de incompetencia, fragilidad y carga, rechazo y ansiedad.


Efectos del edadismo contra las personas mayores. Fuente: Informe Mundial sobre el edadismo.


Las personas mayores, a causa del edadismo sufren las consecuencias de una peor salud física y mental, un aumento del aislamiento social y la soledad, una mayor inseguridad económica, una reducción de la calidad de vida y una muerte prematura.


En las personas más jóvenes el edadismo se ha estudiado menos, pero se ha informado su presencia en áreas como el empleo, la salud y la vivienda. A lo largo del curso de vida el edadismo, como ya se ha indicado, interactúa con el capacitismo, el sexismo y el racismo, lo cual aumenta las desventajas.

Por otro lado, el edadismo constituye un problema de salud pública dado que cumple los 6 criterios necesarios para que sea considerado como tal.


Gracias al informe, se ve necesaria más investigación sobre edadismo a lo largo de la vida, en todas sus facetas, estereotipos, prejuicios, discriminación y a nivel mundial.


También se ha demostrado la eficacia de tres estrategias para reducir el edadismo: las políticas y la legislación, las actividades educativas y las intervenciones de contacto intergeneracional.


Políticas y leyes que aborden la discriminación y la desigualdad por motivos de la edad, y la legislación relativa a los derechos humanos.


Las actividades educativas ayudan a mejorar la empatía, disipar las ideas erróneas sobre los distintos grupos de edad, y reducir los prejuicios y la discriminación al proporcionar información precisa y ejemplos para contrarrestar los estereotipos.


El contacto intergeneracional puede reducir los prejuicios y los estereotipos entre grupos. Las intervenciones de contacto intergeneracional figuran entre las intervenciones más eficaces para reducir el edadismo contra las personas mayores, y también son prometedoras para reducir el edadismo contra las personas más jóvenes.



12 visualizaciones0 comentarios

Yorumlar


bottom of page